Análisis de costo-beneficio

Análisis de costo-beneficio

Análisis costo-beneficio: significado y usos

Las empresas privadas se centran en las oportunidades de beneficios a la hora de tomar decisiones empresariales y tienen en cuenta los efectos internos directos (que son el flujo de caja, así como los gastos) y no tienen en cuenta los factores externos que podrían costar o benefician a la sociedad a través de un proyecto empresarial. 

Sin embargo, las instituciones públicas, así como las organizaciones no gubernamentales (ONG), suelen considerar las repercusiones sociales de sus decisiones de asignación de recursos e inversiones. Esto sólo significa que sienten factores internos y externos y conflictos que la inversión afectaría a una comunidad específica. 

En este sentido, se formó un modelo analítico llamado Análisis costo-beneficio. 

Análisis costo-beneficio definido

Este modelo analítico se utiliza para analizar el impacto más amplio de la asignación de recursos y las decisiones de inversión. Comúnmente conocido como análisis de costo-beneficio social (con la palabra ‘social’ generalmente omitida), es un análisis de proyectos de inversión.  

Por lo tanto, el análisis costo-beneficio es el acto de estimar los costos directos e indirectos de un proyecto para la sociedad, así como los beneficios directos e indirectos para él. Los costes y beneficios indirectos se conocen como externalidades. 

El sector público utiliza el modelo de análisis costo-beneficio para analizar la conveniencia de sus proyectos y programas. También es la contraparte de la técnica de presupuestación de capital que se utiliza al evaluar un proyecto de inversión por una empresa privada. 

Prest y Turvey, pioneros en el modelo, describe el análisis costo-beneficio como una “forma práctica de evaluar la conveniencia de los proyectos donde es importante tener una visión larga (en el sentido de mirar las repercusiones en el futuro lejano, así como el más cercano futuro) y una visión más amplia (en el sentido de permitir efectos secundarios de muchos tipos y muchas personas, industrias, regiones, etc.), es decir, implica la enumeración y evaluación de todos los costos y beneficios pertinentes.” 

El uso del análisis costo-beneficio

El análisis costo-beneficio se utiliza al considerar la visión más completa de los efectos en la sociedad de un proyecto. Abarca todos los efectos económicos directos, así como los efectos de contagio indirectos de un programa. Además, el modelo se utiliza para evaluar si un proyecto o un programa de gasto público específico debe ser aceptado o rechazado. En este sentido, las prestaciones o gastos directos e indirectos y otros costos incurridos en el proyecto a lo largo de los años se estiman utilizando una tasa de descuento adecuada desde el punto de vista social.

 En particular, el análisis costo-beneficio se utiliza al evaluar grandes esquemas de inversión pública como la construcción de aeropuertos, el control de enfermedades, la planificación de la defensa y la seguridad, y el gasto en programas de salud, educación e investigación.

El análisis costo-beneficio también se utiliza para determinar si se incrementará el tamaño del proyecto en curso y hasta qué punto. El análisis de márgenes tradicional se utiliza junto con el costo-beneficio para estimar los beneficios adicionales del aumento de tamaño propuesto y el costo adicional que se debe incurrir.

Otro uso notable del análisis costo-beneficio es encapsulado por Thirlwall, ya que señaló que: “La técnica del análisis costo-beneficio se recomienda para la evaluación de proyectos financiados con fondos públicos con el fin de asignar recursos de una manera que sea más rentable para el los precios de mercado de los bienes y los factores de producción no reflejan necesariamente sus valores y costos sociales, respectivamente, y dado que la sociedad se ocupa del nivel futuro de consumo, así como del presente, el nivel de ahorro actual puede ser subóptimo.”

Las medidas generales para realizar un análisis costo-beneficio incluyen: (1) especificar funciones sociales objetivas, (2) identificar diversos beneficios y costos, (3) evaluar los beneficios y costos sociales, (4) encontrar una tasa de descuento social y (5) utilizar una decisión criterio para elegir un proyecto.

Importancia del análisis costo-beneficio para la planificación

El énfasis del análisis costo-beneficio en la planificación económica ya no debería cuestionarse, ya que ayuda a los inversores a decidir si vale la pena invertir o no en un proyecto o una inversión. En los países en desarrollo, el análisis costo-beneficio se utiliza en la planificación económica para el crecimiento y la generación de empleo. 

Un plan quinquenal, por ejemplo, se puede determinar mejor para materializarse utilizando el modelo de análisis costo-beneficio y lograr el objetivo y los objetivos del programa. Además, el análisis costo-beneficio ayuda a promover el interés social en lugar de cualquier interés seccional o grupal. Si los proyectos se eligen a la luz del análisis costo-beneficio, se hace difícil para cualquier interés o grupo de personas creados o oponerse a ellos si estos proyectos van en contra de sus prioridades e intereses personales.

El análisis costo-beneficio justifica y valida un proyecto o inversión específico, ya que produce un estudio integral que abarca tanto los efectos directos como los indirectos de ese proyecto en la sociedad.